En este momento estás viendo San Sebastián, la ruta de los 3 Templos, San Ignacio de Loyola, Ermita de la Antigua y Nuestra Señora de Aranzazu. Con una escapada a Ezquioga.
  • Tiempo de lectura:8 minutos de lectura

San Sebastián, punto de partida

Nuestro punto de partida es San Sebastián, llamado Donostia en Euskera. Es una de las ciudades más cosmopolitas del País Vasco y de España. Sus playas, su gastronomía, su cultura, su patrimonio y todo el ambiente en general hacen que sea uno de los destinos más atractivos de España.

Nuestro punto de partida es San Sebastian, llamado Donostia en Euskera. Es una de las ciudades más cosmopolitas del País Vasco y de España. Sus playas, su gastronomía, su cultura, su patrimonio y todo el ambiente en general hacen que sea uno de los destinos más atractivos de España. Es mundialmente conocida por el Festival de Cine de San Sebastián que cada año se celebra del 18 al 26 de Septiembre y está considerado como uno de los eventos de cine más importantes de Europa. No te pierdas la obra de Chillida “El peine del viento” en la zona de Antiguo-Ondarreta. Desde San Sebastian tomaremos la autopista A-8 para salirnos en la Salida de Zumaia para luego tomar la carretera GI-631 que nos llevará a Azpeitia. Zumaia queda en la dirección opuesta de la ruta que estamos siguiendo en este post, pero si no tenéis prisa os recomiendo que hagáis una escapada. Aparte de ser famosa porque allí se rodaron escenas famosas de “Ocho apellidos vascos” Zumaia forma parte del GEOPARQUE de la Costa Vasca, junto con Deba y Motrico, un tramo de 13 Km con espectaculares acantilados y que guardan la original formación geológica llamada “Flysch”. Os dejo el enlace: https://geoparkea.eus/es/ Volviendo a retomar nuestra ruta inicial, una vez nos hemos salido de la Autopista A-8, tomamos la carretera GI 631 hasta Azpeitia. Entre las localidades de Azpeitia y Azkoitia nos espera el magnífico Santuario de Loyola. Fue construido entre los siglos XVII y XVIII en honor a Santiago de Loyola, fundador de la Compañía de Jesús cuya casa natal está integrada en el conjunto monumental y es conocida como “La Santa Casa”. El centro del Santuario está ocupado por la Basílica, que data de 1738, con su majestuosa cúpula. Tiene 20 metros de diámetro y una altura de 50 metros que se ve rematada por una linterna de 15 metros, o sea que alcanza una altura total de 65 metros. La fachada principal tiene una longitud de 150 metros. El retablo mayor barroco, de mármol, está presidido por una imagen en plata de San Ignacio, regalo de la Real Compañía Guipuzcoana de Caracas. Destaca también su órgano, construido por la casa francesa Cavaillé-Coll en 1889 con tres teclados y 2.172 tubos. La siguiente parada es Zumárraga, donde se puede visitar el santuario románico de Santa María, más conocido como “La Antigua” conocida como la Catedral de las ermitas vascas. Los primeros documentos de esta ermita son del año 1366, cuando el rey Pedro I concedió a su vasallo Francisco Gómez de Lazcano, la tenencia y posesión del monasterio de Santa María de Zumárraga. La parte más impresionante de esta ermita es su interior, además de la talla gótica de la Virgen. En él se observa la combinación perfecta entre piedra y madera. Frente a un exterior austero, destaca su interior con una extraordinaria cubierta de artesonado de madera de roble, un complejo entramado de vigas, tirantes, antepechos y tornapuntas. El techo recuerda a la forma de un “barco invertido”. Antes de seguir hasta nuestro destino final que el Oñati, os propongo que desde Zumárraga os desviéis un trozo y vayáis a visitar Ezquioga-Ichaso a 6 Km de Zumárraga y donde tuvieron lugar una de las Apariciones de la Santísima Virgen más controvertidas de la historia y que de momento no cuentan con la aprobación de la Iglesia. El 29 de Junio de 1931, en la ladera del monte de Ezkioga, una aldea del País Vasco, (Hoy Ezquioga-Ichaso), la Virgen María se apareció a dos niños. A finales de 1931, aproximadamente un millón de personas había ido a Ezkioga para escuchar los relatos de los dos niños, así como los de unos cien “videntes” más, algunos de ellos jóvenes de la región de Ezkioga, que habían tenido también visiones de la Virgen y de santos. Cuando España pasó a ser una república en abril de 1931, y el rey Alfonso XIII marchó a su exilio romano, la mayoría de los políticos republicanos veían la iglesia con mirada crítica, entre ellos Manuel Azaña, elegido presidente del Gobierno tras pronunciar un enérgico discurso sobre cuestiones religiosas durante los debates parlamentarios en torno al proyecto constitucional, el cual excluía a los sacerdotes de toda función civil. Azaña quería convertir España en un Estado moderno, secular y no confesional, en el que la Iglesia Católica no disfrutara de ningún privilegio especial. La supresión de crucifijos en los colegios, decretada por el gobierno de la República, fue un acto simbólico que consternó a los devotos, como también la prohibición de procesiones y toques de campanas por parte de los gobernadores civiles de municipios republicanos. Fue en esta atmósfera inundada de cataclismos donde prosperaron los videntes de Ezkioga. Aquellos sencillos niños y niñas campesinos no podían fabricar propaganda política; pero su llamamiento a sus oyentes a que se arrepintieran si querían que España no fuera barrida por una catástrofe inminente, que sus visiones describían gráficamente, contenía un mensaje contemporáneo. El investigador que en la actualidad mejor conoce estas Mariofanías es el sacerdote pasionista Doctor Don Antonio María Artola, que ha escrito varios libros, entre ellos “Ezkioga”. También hay una información muy completa sobre esta aparición mariana en el libro: “Visionaries: The spanish republic and the Reign of Christ” de William A. Christian. O por si queréis leer un resumen de lo que allí ocurrió os dejo este enlace: https://centromedjugorje.org/noticias-medjugorje/principales-apariciones-marianas-en-espana-v/ Seguimos la ruta y nos dirigimos a Oñate para visitar el santuario de Nuestra Señora de Aranzazu. Cuenta la leyenda que el 11 de Junio de 1469, víspera de La Trinidad, un pastor llamado Rodrigo Balzategui se hallaba pastoreando su ganado en las laderas de una montaña llamada Alona cuando divisó a lo lejos un verde espino entre las ramas del cual se divisaba un bulto que parecía de persona humana y empezó a preguntarse : ¿”Qué debe ser esto que ven mis ojos?” Al tiempo que pronunciaba estas palabras se iba acercando al lugar en que, constante permanecía el objeto de su admiración y pasmo. Hasta que finalmente llegó al lugar que pretendía y vio que en el espino había una hermosa mujer que tenía en sus brazos un hermosísimo Niño. Perplejo el pastor ante la Divina Imagen dijo en vascuence “Aranzazu”? que significa “Vos en el espino?” De ahí viene el nombre con el que hoy se venera la Sagrada Imagen, Nuestra Señora de Aranzazu patrona de Guipúzcoa. Hoy en día el Santuario de Arantzazu, a los pies del Parque Natural de Aizkorri-Aratz, es uno de los más importantes de Euskadi y uno de los más visitados. Este templo ha sido destruido y reconstruido al menos tres veces (1553, 1622 y 1834). La actual basílica es de mediados del siglo XX y fue consagrada coincidiendo con la celebración del quinto centenario de la aparición de La Virgen. Unas impresionantes puertas de hierro, obra del escultor Eduardo Chillida dan acceso al templo y lucen en una fachada principal en la que destacan sus tres torres, dos enmarcándola y la del campanario más alta y un poco más alejada, cuya decoración en punta de diamante es una alegoría al espino donde apareció La Virgen. Este conjunto escultórico es obra de Jorge Oteiza y la obra decorativa estuvo prohibida por su modernidad, que no era bien entendida en la época, por las élites eclesiásticas. En los años 60 se levantó la prohibición de este excelente conjunto escultórico, que se considera uno de los mejores del artista vasco Jorge Oteiza.

Es mundialmente conocida por el Festival de Cine de San Sebastián que cada año se celebra del 18 al 26 de Septiembre y está considerado como uno de los eventos de cine más importantes de Europa. No te pierdas la obra de Chillida “El peine del viento” en la zona de Antiguo-Ondarreta.

Desde San Sebastián tomaremos la autopista A-8 para salirnos en la Salida de Zumaia para luego tomar la carretera GI-631 que nos llevará a Azpeitia.

Zumaia,vale la pena el desvío

Zumaia queda en la dirección opuesta de la ruta que estamos siguiendo en este post, pero si no tenéis prisa os recomiendo que hagáis una escapada.

ermita-de-san-telmo-zumaia-maria-por-el-mundo
Ermita de San Telmo (Zumaia)

 

Aparte de ser famosa porque allí se rodaron escenas famosas de “Ocho apellidos vascos” Zumaia forma parte del Geoparque de la Costa Vasca, junto con Deba y Motrico, un tramo de 13 Km con espectaculares acantilados y que guardan la original formación geológica llamada “Flysch”. Os dejo el enlace.

Volviendo a retomar nuestra ruta inicial, una vez nos hemos salido de la Autopista A-8, tomamos la carretera GI 631 hasta Azpeitia.

Santuario de San Ignacio de Loyola

Entre las localidades de Azpeitia y Azkoitia nos espera el magnífico Santuario de Loyola. Fue construido entre los siglos XVII y XVIII en honor a Santiago de Loyola, fundador de la Compañía de Jesús cuya casa natal está integrada en el conjunto monumental y es conocida como “La Santa Casa”.

Santuario-de-Loyola-Aspetia
Santuario de Loyola (Azpeitia)

 

El centro del Santuario está ocupado por la Basílica, que data de 1738, con su majestuosa cúpula. Tiene 20 metros de diámetro y una altura de 50 metros que se ve rematada por una linterna de 15 metros, o sea que alcanza una altura total de 65 metros. La fachada principal tiene una longitud de 150 metros.

retablo-mayor-san-ignacio-de-loyola

El retablo mayor barroco, de mármol, está presidido por una imagen en plata de San Ignacio, regalo de la Real Compañía Guipuzcoana de Caracas. Destaca también su órgano, construido por la casa francesa Cavaillé-Coll en 1889 con tres teclados y 2.172 tubos.

Siguiente parada: Zumárraga

La siguiente parada es Zumárraga, donde se puede visitar el Santuario románico de Santa María, más conocido como “La Antigua” conocida como la Catedral de las Ermitas Vascas.

ermita-la-antigua-zumarraga-maria-por-el-mundo

Los primeros documentos de esta Ermita son del año 1366, cuando el rey Pedro I concedió a su vasallo Francisco Gómez de Lazcano, la tenencia y posesión del monasterio de Santa María de Zumárraga.

La parte más impresionante de esta ermita es su interior, además de la talla gótica de la Virgen. En él se observa la combinación perfecta entre piedra y madera. Frente a un exterior austero, destaca su interior con una extraordinaria cubierta de artesonado de madera de roble, un complejo entramado de vigas, tirantes, antepechos y tornapuntas. El techo recuerda a la forma de un “barco invertido”.

Otro desvío a Ezquioga-Ichaso

Antes de seguir hasta nuestro destino final que el Oñati, os propongo que desde Zumárraga os desviéis un trozo y vayáis a visitar Ezquioga-Ichaso a 6 Km de Zumárraga y donde tuvieron lugar una de las Apariciones de la Santísima Virgen más controvertidas de la historia y que de momento no cuentan con la aprobación de la Iglesia.

Ezquioga-lugar-de-las-apariciones

El 29 de Junio de 1931, en la ladera del monte de Ezkioga, una aldea del País Vasco, (Hoy Ezquioga-Ichaso), la Virgen María se apareció a dos niños. A finales de 1931, aproximadamente un millón de personas había ido a Ezkioga para escuchar los relatos de los dos niños, así como los de unos cien “videntes” más, algunos de ellos jóvenes de la región de Ezkioga, que habían tenido también visiones de la Virgen y de santos.

Cuando España pasó a ser una república en abril de 1931, y el rey Alfonso XIII marchó a su exilio romano, la mayoría de los políticos republicanos veían la iglesia con mirada crítica, entre ellos Manuel Azaña, elegido presidente del Gobierno tras pronunciar un enérgico discurso sobre cuestiones religiosas durante los debates parlamentarios en torno al proyecto constitucional, el cual excluía a los sacerdotes de toda función civil. Azaña quería convertir España en un Estado moderno, secular y no confesional, en el que la Iglesia Católica no disfrutara de ningún privilegio especial.

La supresión de crucifijos en los colegios, decretada por el gobierno de la República, fue un acto simbólico que consternó a los devotos, como también la prohibición de procesiones y toques de campanas por parte de los gobernadores civiles de municipios republicanos.

Fue en esta atmósfera inundada de cataclismos donde prosperaron los videntes de Ezkioga. Aquellos sencillos niños y niñas campesinos no podían fabricar propaganda política; pero su llamamiento a sus oyentes a que se arrepintieran si querían que España no fuera barrida por una catástrofe inminente, que sus visiones describían gráficamente, contenía un mensaje contemporáneo.

El investigador que en la actualidad mejor conoce estas Mariofanías es el sacerdote pasionista Doctor Don Antonio María Artola, que ha escrito varios libros, entre ellos “Ezkioga”.

También hay una información muy completa sobre esta aparición mariana en el libro:

“Visionaries: The spanish republic and the Reign of Christ” de William A. Christian.

O por si queréis leer un resumen de lo que allí ocurrió os dejo este enlace.

Visita al Santuario de Nuestra Señora de Aranzazu

Seguimos la ruta y nos dirigimos a Oñate para visitar el santuario de Nuestra Señora de Aranzazu.

santuario-de-Nuestra-Señora-de-Aranzazu

Cuenta la leyenda que el 11 de Junio de 1469, víspera de La Trinidad, un pastor llamado Rodrigo Balzategui se hallaba pastoreando su ganado en las laderas de una montaña llamada Alona cuando divisó a lo lejos un verde espino entre las ramas del cual se divisaba un bulto que parecía de persona humana y empezó a preguntarse : ¿”Qué debe ser esto que ven mis ojos?”

Al tiempo que pronunciaba estas palabras se iba acercando al lugar en que, constante permanecía el objeto de su admiración y pasmo. Hasta que finalmente llegó al lugar que pretendía y vio que en el espino había una hermosa mujer que tenía en sus brazos un hermosísimo Niño. Perplejo el pastor ante la Divina Imagen dijo en vascuence “Aranzazu”? que significa “Vos en el espino?”

De ahí viene el nombre con el que hoy se venera la Sagrada Imagen, Nuestra Señora de Aranzazu patrona de Guipúzcoa.

Nuestra-Señora-de-Aranzazu

Hoy en día el Santuario de Arantzazu, a los pies del Parque Natural de Aizkorri-Aratz, es uno de los más importantes de Euskadi y uno de los más visitados. Este templo ha sido destruido y reconstruido al menos tres veces (1553, 1622 y 1834). La actual basílica es de mediados del siglo XX y fue consagrada coincidiendo con la celebración del quinto centenario de la aparición de La Virgen.

Unas impresionantes puertas de hierro, obra del escultor Eduardo Chillida dan acceso al templo y lucen en una fachada principal en la que destacan sus tres torres, dos enmarcándola y la del campanario más alta y un poco más alejada, cuya decoración en punta de diamante es una alegoría al espino donde apareció La Virgen.

Santuario-de-Nuestra-Señora-de-Aranzazu-puertas-hierro

Este conjunto escultórico es obra de Jorge Oteiza y la obra decorativa estuvo prohibida por su modernidad, que no era bien entendida en la época, por las élites eclesiásticas.

En los años 60 se levantó la prohibición de este excelente conjunto escultórico, que se considera uno de los mejores del artista vasco Jorge Oteiza.

Deja una respuesta